martes, 9 de diciembre de 2008

Salmo 144, 8-9. 15-18

Abres tu mano, Señor,
y nos colmas de tus bienes.

Nuestro Dios es bondadoso
lejano de la discordia
lleno de misericordia
compasivo y amoroso.
De su Creación celoso
que del mal siempre previene
con sus manos Él sostiene
toda vida con amor.
Abres tu mano, Señor,
y nos colmas de tus bienes.

Generoso en sus acciones
justo en todos sus caminos
recto y fiel en sus designios
nos sacia con bendiciones.
Oye las invocaciones
de cada uno de sus fieles
hoy cantamos parabienes
aclamando al Salvador.
Abres tu mano, Señor,
y nos colmas de tus bienes.

AMDG


Creative Commons License